El mito de la enfermedad mental: Bases para una teoría de la conducta personal (Psicología) por Thomas S. Szasz

El mito de la enfermedad mental: Bases para una teoría de la conducta personal (Psicología) por Thomas S. Szasz

Titulo del libro: El mito de la enfermedad mental: Bases para una teoría de la conducta personal (Psicología)

Autor: Thomas S. Szasz

Número de páginas: 344 páginas

Fecha de lanzamiento: July 1, 2008

ISBN: 9505181299

Editor: Amorrortu Editores España SL

Thomas S. Szasz con El mito de la enfermedad mental: Bases para una teoría de la conducta personal (Psicología)

El mito de la enfermedad mental: Bases para una teoría de la conducta personal (Psicología) por Thomas S. Szasz fue vendido por EUR 22,00 cada copia. El libro publicado por Amorrortu Editores España SL. Contiene 344 el número de páginas.. Regístrese ahora para tener acceso a miles de libros disponibles para su descarga gratuita. El registro fue libre.

Sostiene Thomas S. Szasz que la psiquiatría se encuentra en un punto crítico: «Hasta ahora, la regla fue pensar en términos de sustantivos - p. ej., la neurosis, la enfermedad o el trata- miento -. El problema que se plantea es este: ¿Continuaremos por el mismo camino o nos apartaremos de él, orientándonos hacia el pensamiento en términos de procesos? A la luz de este enfoque, en este estudio me propongo, primero, demoler algunos de los principales sustantivos falsos del pensamiento psiquiátrico contemporáneo y, segundo, establecer los cimientos de una teoría de la conducta personal en términos de procesos».

Si se entiende y estudia toda conducta humana como un tipo especial de comunicación que se da en el marco de ciertos roles y reglas establecidos, la psiquiatría tiene menos relación con el andamiaje conceptual de la medicina convencional y más con la semiótica y con la ética: comprender una «enfermedad mental» es descifrar su mensaje y elucidar las «reglas del juego». Szasz toma la histeria como ejemplo y analiza las fallas de las interpretaciones clásicas y contemporáneas. Postula, por último, una «teoría de la vida humana como juego» que, apartándose del historicismo, ubique al hombre en su contexto presente y haga lugar también a su albedrío y su facultad de decisión. Porque, como dijo Garrett Hardin, «el juego debe continuar, pero es el hombre el que fija las reglas básicas y el que establece cómo formarán los equipos».